Amor de zángano

Amor de zángano

Te vi escupirle la cara

A ella que gentil te dio su casa

Como zángano pretendiste amarla

Y así fue, meciste su alma

La meciste al borde de un abismo

que con tus propias mañas creaste

Y ahora yace triste bajo su ropaje.

Pero su tristeza no la deja caer muerta

entre los pajonales,

y se levanta

¡Endurece su puño! La he visto

Ha refunfuñado como fiera

Rabia entre sus labios

Los dientes gualdos por tus besos

Y puede olerse el miedo brotando

de tus poros.

Atragantaste un sentimiento

Que ahora el cuello te aprieta

Los ojos envenenados petrifican tu alma

Y con las patitas flácidas

corriste a enjoyarte con plástico

las marcas en el cogote.

¡No vuelvas!

Escondete entre la mierda

Como el mórbido gusano

Que supiste ser.

Compartí en las redes!

Share on facebook
Share on twitter
Share on email
Share on whatsapp