Paola Santi Kremer: geografía trazada en la poesía

La poesía de Paola Santi Kremer se concibe entre dos geografías y entre dos lenguas, al igual que la autora. De madre argentina y padre brasilero, nació y creció en Brasil hasta 2014 que comenzó a estudiar literatura argentina en nuestra ciudad. Lejos de ignorar estos dos cauces que componen su identidad, Paola los convierte en poesía. Uma pérola en el centro de mis piernas se divide en dos partes, en las que el español y el portugués se unen, se mezclan, se separan para crear esta poesía-geografía llena de velocidad y ritmo.

La primera parte, “Uma pérola en el centro de mis piernas”, está encabezada por un epígrafe de Waly Salomão, poeta brasilero militante en contra de la dictadura y parte del movimiento Tropicalista, del que escribió varias letras de canciones de Gil, Macalé, Moraes Moreira y Veloso. “Talismã”, poema/canción que abre a esta primera parte de poemas, fue escrita por él y Veloso para un disco de Maria Bethânia, cantante brasilera. Este poema sintetiza los tópicos de los poemas que lo seguirán: una geografía (el mar, la arena), el deseo, el goce. El primero, “Pogo en el corner”, es todo goce y movimiento: “pero las paredes se prenden fuego posta / cuando nos ven pasar en las bicis / tan barderas / tan gritonas / tanta risa / tanto fuego (…)”. Los poemas de esta parte están escritos en español, aunque unos versos en portugués se cuelan por acá y por allá para recordarnos que ni la lengua es estática, que todo está en un constante ir y venir, entre esta geografía y la otra. Hay un movimiento imparable que escribe una geografía moldeada por el agua: una nueva geografía para el amor en “Olitas”, “Tu nombre”, “Notas sobre las cosas que se repiten” y  “Vibra”, en “Uma pérola en el centro de mis piernas” una nueva geografía para el ser mujer,  en “Pogo en el corner”, una nueva geografía de la sororidad. El feminismo y su fuerza revolucionaria es parte de lo que impulsa a esa agua que erosiona todo.

Entre todos estos versos de la primera sección se encuentra un poema extraño pero que no podría estar en ninguna otra parte. Este es “Alejandra”, imagino que dedicado a Alejandra Pizarnik por la forma y las imágenes utilizadas, poeta argentina, enfant terrible, de la década de los sesenta. Un poema en el que, al igual que los demás, la idea de movimiento (el vuelo) moldea la identidad:

La segunda parte, “Uma pérola en el centro de mis tierras”, tiene poemas en su mayoría en portugués, algunos con unos versos en español, o mezclando ambos idiomas. Son poemas largos, declaratorios, poemas hechos para ser recitados, aunque su sonoridad y su ritmo hipnótico resuenan incluso en una lectura silenciosa. La intimidad de los cuerpos en los primeros poemas escritos en portuñol (“Lucia”, “Mi dificultad de mirar teus os olhos”, “La ruta”), los poemas militantes escritos en portugués (“Poema de rua”, “Pele”, “Gota”), la geografía en “Vento Seco”, “Mergulho” intervienen en delinear la voz poética de esa mujer que se nos presenta en el poema final: “Eu, mulher, branca, extrangeira, 28 años”. Seis palabras para definirse, pero esa definición no anuncia estaticidad sino movimiento: desde ese centro, desde esa perla en el centro de sus piernas, centro creador que es la constante en ese ir y venir de los viajes, de las lenguas, de las personas, de las relaciones, de las protestas, en ese ir y venir de la poesía.

“El mundo del hombre blanco tiene sus días contados. Lo que se viene tiene esencialmente otra forma: otros ritmos, otros tiempos, y otros colores.”

Uma pérola en el centro de mis piernas de Paola Santi Kremer fue editado a fines de 2018 por la editorial Caleta Olivia.

 

Posted by:Milagros De La Horra

Colaboradora en Camalote. Nacida un viernes 13 a medianoche, bruja feminista. Colaboro en el proyecto de Laura Remis, La ciudad de las mujeres. Escribo poesía y sobre la poesía.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *