Escribe: Renata Dumas

Placas: Nazarena Priotto (Instagram: @nazarena.jpg)

Nota que comenzó siendo un posteo de Facebook un diciembre de 2017

La calle es un espacio de disputa y de encuentro con otrx ¿Qué significa intervenir el entramado urbano?

Ayer, antes de ir al cacerolazo, agarré un aerosol que tenía en mi casa de no sé cuándo. A las dos de la mañana, ya pegando la vuelta, comenzamos a pintar por calle San Martin, ya que no había casi nada de gente.
En una pared media escondida hicimos la primer pintada: “No a la reforma previsional”. La pared ya se encontraba cubierta por otros graffitis y carteles de manera que el “NO” se ubicaba sobre un “PUTA”, escrito anteriormente, y “REFORMA” sobre la famosa publicidad que recorre las calles de Rosario con el rostro de Jesucristo en primer plano y un eslogan sobre él: “encuentre al ser amado en 7 días con la Vidente Claudia.”

Continuamos recorriendo y pintando hasta que llegamos a una esquina, la cual nos pareció fantástica puesto que el aerosol era de un color claro y combinaba con el naranja de la pared. En ella escribimos “Con los jubilados no”. En eso irrumpe un grito desde un balcón oscuro: “¿Y a ustedes les parece que con eso van a ayudar a los jubilados?”. Nosotrxs, nerviosxs y entre risas nos fuimos sin responderle.

***************

Hoy, a la mañana siguiente, decido contestarle desde acá. Las paredes: tema sensible para una buena parte de Rosario. Discusiones en torno a ellas ya se armaron con el encuentro de mujeres del 2016, y nunca falta el comentario del algún facho periodista que vuelve a traer el tema ¡Qué cosa! ¡Cómo da miedo la manifestación popular! Y yo me pregunto: ¿Podemos pensar la calle como un espacio neutral? ¿Acaso existe algo neutral? La ausencia de manifestaciones, entre ellas las pintadas, frente a la injusticia ¿no está comunicando la existencia de una sociedad descomprometida? El no accionar ¿no es un modo de accionar? Es que la posición “neutral” ¿no es una posición política? y más aún ¿una individualista?

***************

La calle es choque inevitable con unx otrx. Espacio político. Disputa constante ¿Qué se puede y qué no se puede en este territorio? La calle como uno de esos pocos lugares donde confluye gente tan diversa, que no hay posibilidad de que se crucen en otro lugar.

¿Qué significa intervenir el entramado urbano? Alguien se toma el tiempo de tomar un aerosol, elegir el lugar y escribir/denunciar algo. ¿Para qué? Y por otro lado ¿Por qué ese miedo a un mensaje con una consigna política?

La pintada es apropiarse del espacio público. Es desorden, lo no planeado, lo que choca con ese “orden”. Ese orden que pone en su contra lo espontáneo, lo sentimental, a la gente con sus cosas. La pintada es política porque choca con la supuesta “neutralidad”, con la “apolítica”, como si fuera posible habitar alguna de esas posiciones.
En este contexto en donde ya casi no tenemos medios de comunicación que nos representen o en donde nos podamos expresar, la calle es uno de los pocos espacios que nos quedan. Las paredes, las marchas, y toda esa cosa hermosa donde diferentes sujetos sociales se encuentran para pelearse o abrazarse.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *