Para ver sus otras reseñas de películas y series:

https://www.instagram.com/quemaduradecigarrillo/

The Boys es una nueva serie de Amazon Prime, basada en la serie de cómics homónima escrita por Garth Ennis (también escribió Punisher y Preacher) y dibujada por Darick Robertson. En cuanto a la serie televisiva, el 26 de julio de este año se estrenó su primer temporada completa, que consta de ocho capítulos, en la plataforma de streaming de Amazon. Creada para televisión y producida por Eric Kripke, Evan Goldberg y Seth Rogen, la serie tiene un tono completamente oscuro y cínico, con un humor ácido e irónico y la violencia característica de las obras de Ennis. Así, es un cóctel perfecto de acción, comedia oscura y violencia extremadamente gráfica.

Básicamente, la serie nos presenta un mundo en el que los superhéroes existen a montones y están contratados por Vought, una compañía estadounidense que se encarga de publicitarlos y convertirlos en celebridades, cuyo principal logro es el grupo de superhéroes conocido como Los Siete (te hablan, Liga de la Justicia). Así, cada Estado busca tener su propio “súper” que, a ojos del público, son modelos a seguir, personas completamente puras e idealizadas que aparecen como un ejemplo para los ciudadanos. Pero en la vida privada son todo lo contrario: arrogantes y soberbios que desprecian a la gente común. En definitiva, viven mostrando una fachada completamente falsa. Y, obviamente, las sustancias y el alcohol no les son ajenos. Es en este contexto que se nos presenta Hughie (Jack Quaid), un joven mediocre que, por una de esas casualidades de la vida, se ve inmerso en algo mucho más grande que él. Tras una tragedia personal, conoce a Butcher (Karl Urban), un misterioso agente que le hará cambiar su visión sobre los “Súpers” y con el cual intentará desenmascarar a este grupo de hipócritas.

Lo que en un principio podría parecer una producción más de superhéroes es algo completamente diferente de lo que vimos hasta el momento en el género, principalmente por su crudeza y su ironía. Profundamente nihilista, es una serie sin concesiones y sin “medias tintas”: si plantea que algo va a ir mal es porque va a ir peor, y no escatima en mostrar su profunda brutalidad cuando es necesario. Además de contar con grandes diálogos, también tiene una gran galería de personajes que van más allá de nuestros dos protagonistas: Frenchie (Tomer Capon), Annie/Starlight (Erin Moriarty), Homelander (Anthony Starr) o Queen Maeve (Dominique McElligott) son algunos de los ejemplos.

Retomando lo dicho anteriormente, me gustó mucho el tono que tiene la serie y la cantidad de cosas que podemos entender de ello: la ácida crítica al propio género de superhéroes, que tan en boga está actualmente (y que conste que yo lo amo y tengo un tatuaje de Avengers que es prueba de ello) a través de una mirada completamente cínica hacia el mismo y mostrándolo como un negocio de empresas que se aprovechan del fanatismo y la ingenuidad del público para venderles todo tipo de productos (desde merchandising hasta películas y publicidades ridículas). También tiene una mirada interesante sobre la figura del superhéroe, humanizándola al extremo y mostrándolos como un mero producto, sin voluntad viviendo una vida falsa y lo que ello les genera. En momentos, incluso parecen ser víctimas de un sistema que los explota y les hace creer que son únicos… casi como a cualquier ser humano.

Otro de los temas importantes que toca la serie es el acoso y el abuso, en este caso en un ámbito ficticio pero que tiene un claro anclaje en la realidad social actual, donde movimientos como el #MeToo están pisando cada vez más fuerte. Así, grafica a la perfección cómo se dan estas situaciones, sobre todo en lugares donde hay una relación de poder desigual, lo normalizadas que están y cómo es tratada o cómo sufre la víctima en estos casos.

Podríamos estar mucho tiempo más hablando de todo lo que trata la serie, ya que también toca temas como nuestra reacción ante la pérdida, el amor, la capacidad de seguir adelante, pero sería algo interminable (aunque no por eso menos divertido). Así, me parece necesario volver a recomendar que vean The Boys, que tiene todo para convertirse en la serie del año. Pueden encontrarla en Amazon Prime o en el lado oscuro de internet.

Posted by:Milagros De La Horra

Colaboradora en Camalote. Nacida un viernes 13 a medianoche, bruja feminista. Colaboro en el proyecto de Laura Remis, La ciudad de las mujeres. Escribo poesía y sobre la poesía.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *