Laura Vilche escribe sobre gatos cansados y organizados, asambleas, paros y nos mueve a preguntarnos por los mundos que crea la literatura infantil.

La lectura de Gato enojado no caza ratones, primer cuento de la serie Tarumba! de Libros silvestres distribuida a través del diario El Eslabón, me resultó entretenida aunque me generó cierta inquietud, asociada a mi desconocimiento en literatura infantil. Pensaba en este mundo que crea Laura Vilche, mundo en el que los gatos están politizados, se organizan en asambleas, hacen paro; mundo tan diferente a los cuentos infantiles más popularizados de otras épocas. Pero la inquietud duró poco porque enseguida me pregunté ¿por qué no? ¿Qué es más real para nosotrxs, una asamblea o una monarquía? ¿Un paro o un zapato de cristal? En este cuento, encontramos un sistema político introducido de forma ingeniosa y divertida mucho más cercano a nuestra realidad que cualquier monarquía europea.

Gato enojado no caza ratones nos permite a nosotrxs, lectorxs adultxs, reflexionar sobre lo fácil que es introducir imaginarios en lxs niñxs a la vez que lxs más peques se encuentran con una lectura divertida, imaginativa, ágil, ideal ser leída en voz alta para disfrutar de sus descripciones sonoramente ricas. Si en el caso de los cuentos infantiles “clásicos” nos llegaban ideas de bienestar y felicidad propias de otros territorios, otros tiempos históricos, otros sistemas políticos y otrxs sujetxs, en esta colección de cuentos lo que se cuenta es parte de nuestro tiempo histórico, de nuestras luchas, de nuestras realidades. Acompañado por ilustraciones de Josefina Preumayr que hacen más entretenida su lectura, Gato enojado no caza ratones es un cuento que puede generar un momento de lectura diferente con lxs más chicxs, ya sea de preguntas o de risas ante la idea de un paro de gatitos.

Posted by:Milagros De La Horra

Colaboradora en Camalote. Nacida un viernes 13 a medianoche, bruja feminista. Colaboro en el proyecto de Laura Remis, La ciudad de las mujeres. Escribo poesía y sobre la poesía.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *