Escribe: Juan Peláez 

Pierre Bourdieu: ¿Le alcanzo uno?

Anthony Giddens: Gracias…  

P: Muy buen tabaco… jamás me hubiese imaginado que usted era fumador.

A: ¿No le parece paradójico que…?

P: ¿Que yo fume después de haber fallecido de un cáncer de pulmón? Jajaja ¡Vamos Tony, ambos sabemos bien que los hábitos son difíciles de dejar! Los hábitos hacen al hombre.

A: No entiendo todavía qué hace usted acá.

P: ¿Cómo?

A: No importa…

P: Tony, Tony, Tony… usted es la personificación de la cordialidad inglesa ¿eh? Estese tranquilo que todo se revelará a su debido tiempo, no he venido a despertarlo a las dos de la mañana solamente para robarle un par de cigarrillos, no, no… Cuénteme qué hace en su día a día ¿Tiene alguna pasión en la vida?

A: ¿Qué?

P: Lo que dije, ¿Tiene alguna pasión en la vida?

A: …

P: ¿Un motivo por el que se levante todos los días? ¿Algo que le encante hacer? ¿Una mujer? ¡Diablos Tony!, con todo su “spech” del amor libre pensaba que iba a encontrar su cama desbordando de mujeres.

A: En realidad se pronuncia Speech.

P: ¿Algún deporte?

A: Básquet, soy seguidor de los Spurs.

P: ¿Va a la cancha seguido?

A: Cada vez que puedo, cada vez que juegan…

P: Es usted una caja repleta de sorpresas Tony.

A: Este interrogatorio me está agotando…

P: ¿Quién es él?

A: Mi padre.

P: Veo que trabajaba en el transporte público, el mío fue cartero. Usted y yo tenemos bastante en común… ¡¿Quién lo diría?! Los dos sociólogos más grandes del siglo, hijos de la clase media burocrática.

A: ¿En serio usted cree que es el sociólogo más grande del siglo?

P: Creo que ambos lo somos Tony, le tengo mucha admiración al trabajo de su vida… aunque últimamente no haya sido tan prolífico.   

A: No entiendo a qué se refiere.

P: Usted sabe muy bien a qué me refiero.

A: Así que era eso ¿eh? Ha venido a juzgarme.

P: ¿Juzgar? Jajajaja! Oh Tony, esto no es “Un cuento de navidad”, yo no soy ningún fantasma con sed de justicia…

A: ¡¡¡¿¿Y entonces qué demonios viene a hacer a mi casa a las dos de la mañana??!!!

P: Tranquilícese… Por mucho que me encante ver cómo pierde los estribos, iré al grano con usted. Supongo que alguna vez escuchó hablar del Angelus Novus, el cuadro de tinta china sobre el que escribió Walter Benjamín.

A: Lo recuerdo bien, el “ángel” de la historia que no puede dejar de observar las catástrofes del pasado.

P: ¡Exacto! Bajo mi fantasmal condición me encuentro en una situación parecida a la de ese ángel. Soy, en cierto sentido, un Angelus Habitus, condenado a observar la rutina diaria de todos los seres humanos por el resto de la eternidad.

A: No sabía que eras dramaturgo.

P: Todos los sociólogos lo somos.

A: ¿Y qué has visto en mi rutina que te parece “tan poco prolífico”, oh Angelus Habitus?

P: Jajaja usted aprende rápido. En serio, cuéntame Tony… No eres idiota, cualquiera se daría cuenta de que tu vida intelectual ha dado un vuelco bastante importante, por no decir que está acabada, o sea, ¿En qué merde estabas pensando cuando se te ocurrió “The Third Way” y todo ese embrollo con los laboristas?

A: Algunos científicos nos comprometemos políticamente, no tenemos aires individualistas. ¿Acaso usted no interpretó el papel de lobo solitario a lo largo de su vida?

P: Hubo momentos… tuve ciertos hábitos… que a decir verdad fueron bastante difíciles de cambiar… Como sociólogos somos conscientes de que existen fuerzas sociales que nos sobrepasan, que nos determinan. Pero en retrospectiva, puedo decir que dediqué mis esfuerzos vitales a hacer lo poco que pude para escapar de esas leyes, del determinismo, y de algún modo, desarrollar nuevos hábitos.

A: ¿Hábitos?

P: Si Tony, hábitos. El hábito hace al hombre ¿No es ese uno de los principios fundamentales de todos tus buenos trabajos? Como dije antes, tenemos mucho en común…

 

Posted by:Giuliano Biribin

Nacido en los suburbios de un hospital público y declarado de "interés cultural" al ser el primer bebé rosarino de 1997, me propongo hacer algo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *