Escribe: Santiago Montorfano

Finalmente, el 23 de enero y tras una larguísima espera, la aclamada​ Parasite (2019) del director surcoreano Bong Joon Ho, llegó a los cines argentinos. Sin lugar a dudas, no solo es una de las grandes sorpresas del año anterior sino que también es una de las películas más brillantes de los últimos tiempos. Es una película compleja, en el sentido de la gran cantidad de lecturas que se pueden realizar de la misma, pero por eso mismo es tan excelente. A continuación, vamos a intentar desmenuzar, aunque sea un poco, el film de Bong Joon Ho. La película sigue a Kim Ki-taek (Kang-Ho Song) y su familia, en la cual todos se encuentran sin trabajo, que empiezan a tener un peculiar interés en la acomodada familia de Park Dong-ik (Sun-kyun Lee). Así, las cosas se irán enredando cada vez más, de una forma peligrosa. Si todavía no vieron ​Parasite, por favor háganlo. Si tienen la oportunidad de ir a verla en el cine sería lo mejor creo yo porque es una experiencia que ​merece ser vista en la pantalla grande. Y la otra “recomendación” es que, de ser posible, vayan sabiendo lo menos posible y dejen que la película los y las sorprenda. Créanme que vale la pena.

No exageramos si decimos que ​ Parasite es una obra maestra. El nivel de detalle que tiene el guión es prácticamente perfecto y, sumado a una dirección que está en el mismo nivel, tenemos como resultado una verdadera joya, con un nivel narrativo pocas veces visto. Absolutamente todo importa, cada línea de diálogo es relevante y por momentos se torna autoreferencial (​“this is so metaphorical”), cada plano nos está diciendo algo, nos está mostrando un juego o una disputa por el poder, engaños y mentiras. Y, por supuesto, el montaje es maravilloso. Así, el nivel de ​ storytelling, de narrativa, que nos muestra​ Parasite es algo indescriptible, todo funciona como un reloj, es lisa y llanamente perfecto. Ver para creer.

En una entrevista, Bong Joon Ho comentó que esta película había sido tan reconocida por todo el mundo porque “todos vivimos en un mismo país: el capitalismo”.​ Así, a pesar de estar localizada en Corea del Sur, encontramos que las situaciones que se ven en la misma se pueden transpolar a varias realidades actuales. De esta forma, ​Parasite es una mordaz crítica a este sistema económico-político, que aumenta y explota la desigualdad entre las distintas clases sociales, haciendo que se lleguen a límites inhumanos. Para ilustrar esta diferencia entre las clases altas y bajas, el director se apoya en la arquitectura. Así, a lo largo de la película, y sin entrar en mucho detalle para no ​spoilear, encontramos momentos en los que las clases altas viven ​ por encima​ de las clases bajas, tanto literal como metafóricamente. Otra cuestión que me resultó sorpresiva para bien es como se retrata a la clase alta: cuando uno podría esperar que, al ser exitosos fueran “inteligentes”, el director muestra todo lo contrario y nos los presenta como crédulos, ignorantes y desdeñables. En un momento, incluso, se muestra explícitamente el desprecio que sienten por las clases bajas, diciendo que tienen un “olor particular”.

Tampoco podemos dejar atrás las actuaciones de, básicamente, todo el reparto. Es muy difícil elegir a uno que se destaque por sobre el resto porque todos y todas nos dan interpretaciones impresionantes, perfectas y medidas en cada escena. Además de Song Kan-ho como el padre de familia, si tengo que elegir alguna ​performance “destacada” me quedo con las de Choi Woo Sik y la de Park So Dam como hijo e hija respectivamente. Sus personajes son increíbles y las actuaciones de ellos son memorables, pasando por un montón de facetas diferentes a lo largo de toda la película.

De esta forma, Bong Joon Ho ha creado una obra de arte perfecta, imposible de encasillar ya que pasa por todos los géneros imaginables. Cargada de una crítica social, es un mordaz comentario sobre el capitalismo, sobre la desigualdad, y personalmente, creo que su mensaje es que “no hay salida de esto”. Así, es una obra angustiante, magnífica, una bola de nieve, un descenso al infierno y una de las mejores películas que vi en mucho tiempo.

Posted by:Milagros De La Horra

Colaboradora en Camalote. Nacida un viernes 13 a medianoche, bruja feminista. Colaboro en el proyecto de Laura Remis, La ciudad de las mujeres. Escribo poesía y sobre la poesía.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *