Diálogo entre Túpac Amaru, Túpac Katari y Tomás Katari. Basado en la teoría interpretativista de  Alfred Schultz

Escribe: Juan Peláez

Foto: Martín Chambi

Tupac Katari: ¡No puedo creerlo! ¡Los rumores del pueblo eran ciertos!
Tomás Katari: Shhh… baja la voz Julián, acordáte que este es un encuentro secreto.
Tupac Amaru: ¿Así que seguís con vida, eh?
Tomás Katari: Gusto en conocerte José Gabriel.
Tupac Amaru: Te falto decir mis títulos.
Tomás Katari: ¿Cómo?
Tupac Amaru: Que te faltaron mis títulos. Para vos yo soy Don hosé Primero por La Gracia de Dio Inca Rey del Perú, Santa Fé, Quito, Chile, Buenos Aires, y Continentes de los Mares del Sur, Duque de la Superlativa, Señor de los…
Tupac Katari: Ok ok… ya entendimos, vos también sos Inca como nosotros.
Tupac Amaru: Pero yo soy el verdadero, tengo la real cédula firmada por la mismísima gracia de nuestro Rey.
Tupac Katari: ¡Mah qué cédula ni cédula! Si sos un vendehumo. Vos te crees noble y te beneficiaste de la situación. Hiciste plata con las mulas sirviendo a los blancos y querés quedarte con lo que te dieron, sacarle lo que tienen y gobernar como un viejo inca. Estos quechuas son siempre iguales. Se creen los dueños del Tahuantinsuyo. Vos ya fuiste vieja… El Rey me dio a mí la real cédula, para exterminar a todas las bestias españolas y sus salvajes Corregidores.
Tupac Amaru: El único vendehumo acá sos vos, farsante. Si me llegó la noticia de que andás diciendo que sos la resurrección de éste.
Tomás Katari: ¡Basta chicos! Saquemonos las caretas. Los tres inventamos el cuento del Rey, y nos creímos el mito de Inkarrí.
Tupac Amaru: Tenés razón, es tiempo de Pachacuti, de reafirmar el poder andino. Es tiempo de juntarnos todos los nativos, de hacer algo común, indios mestizos, criollos, campesinos, nacidos en la tierra. Todos contra los Q´aras. Todos contra los demonios españoles.
Tupac Katari: yo con los criollos no me junto. Hay dos revoluciones la de arriba y la de abajo. Los indios debemos defender a nuestras comunidades. La revolución tiene que ser una revolución india. Esta es nuestra tierra y tenemos que luchar por ella con el pueblo y echar a todos los que nos oprimen.
Tupac Amaru : no podés luchar contra todos. El mundo cambió, se interconectó.  Dicen que un nahua del norte vio unas gentes muy raras y muy feas que trajeron del otro lado del mundo. En fin, estamos muy mestizados. Si ni siquiera sabemos la clasificación de castas.
Tomás Katari: Las condiciones de nuestro pueblo son pésimas. Los nuevos reyes mandaron autoridades que aumentan los tributos, los Corregidores están descontrolados, y las pequeñas muestras de autonomía que logramos con los viejos reyes hoy están en jaque. Creí que podría negociar con los españoles, pero me terminaron despeñando de un barranco. Ya no da ni para alianzas incómodas…
Tupac Katari: Con estos no se negocia. Vos te fuiste a Bs As, y vos a Lima, ¿Y? No les dieron bola. Y esos criollos, y esos falsos indios vestidos de españoles nos dieron la espalda. ¡Hay que matarlos a todos!
Tupac Amaru: No seas trosko. No podemos enfrentarnos a todos. Tenemos que hacer alianzas con todos los que quieran un mundo nuevo, un Pachacuti.
Tupac Katari (Rafael Nahuel): Trajeron la peste y las ratas. Y la ciudad, ese invento de mierda. Y todo ese equipamiento político que nos desarticuló todo. Explotaron nuestras tierras, nuestros cuerpos ¿Y qué nos dieron a cambio, eh? Nos dejaron resignificar a la Virgen. Claro, mientras les demos plata nos dejan creer en Buda.
Tupac Amaru (Milagro Sala): Tranqui Katari. Entiendo que lo veas distinto, porque venimos de lugares distintos y cada uno de nosotros hemos vivido experiencias particulares. Luchas hubo siempre: eran adaptaciones en resistencia. El problema es que fueron respuestas individuales o colectivas que no supieron hacer coincidir intereses. Tenemos que estar juntos en la lucha y aunar a todos los nativos por un mundo mejor.
Tupac Katari: Lo que pasa es que lo que vos querés es una rebelión y lo que necesitamos es una Insurrección. Te van a traicionar esos criollos. Ellos y sus hijos no nos van a perdonar. Tenemos que matarlos a todos y todas y todes y todo lo que se invente de aquí en adelante. ¿Acaso no ves que ya te están dando la espalda?
Tupac Amaru: (Suspira) Tenés razón… Con cada día que pasa, más aliados nuestros se pasan a las filas del enemigo. ¿Qué querés que haga en cambio? ¿Seguir tu plan? Así vamos a morir todos… ¿Vos querés morir?
Tupac Katari: Si me matan volveré y seré millones
Tomás Katari: No entendés nada Julián. Millones va a ser el que escriba sobre el Taqui Ongoy. A vos te van a robar hasta la frase que dijiste recién. Escuchen, los convoqué aquí por una razón: quiero asesorarlos.
Tupac Amaru: ¿Qué nos puede aconsejar un muerto?
Tupac Katari: Más respeto che.
Tomás Katari:  Tranquilo Julián… el Inca está en lo cierto. Soy un fracaso, todo lo que quise en mi vida fue ser cacique, y justo cuando lo había conseguido, me asesinaron. Sin embargo, soy un fracaso que le ha dado esperanza a su pueblo. Y esa es la cuestión, más allá de quererlo o no, los tres hemos logrado tambalear este sistema maldito. ¿Sabés por qué los criollos huyen de tus filas José Gabriel? Porque sienten que se acerca el final. Ellos saben que jamás podrán existir mientras un Indio sea rey.
Tupac Amaru: Pero si yo no quiero hacer un genocidio.
Tomás Katari: No tonto, me refiero a que ellos no podrán existir como españoles en la América de los Incas. Lo que está en disputa es el edificio entero de la hegemonía colonial: el uso de la diferencia cultural como significante de inferioridad racial, y el empleo de dicha noción para reivindicar el derecho de dominación política.
Tupac Katari: ¿Eso significa que venceremos?
Tomás Katari: No. Puede que en un futuro, el Reino de España llegue a su fin, pero la colonialidad ha quedado enquistada en la piel de nuestra américa. Es más, ha quedado enquistada en la piel del mundo.  A los nuestros los van a seguir matando, encarcelando y torturando.
Tupac Amaru: Entonces todo esto es en vano.
Tomás Katari: (Ríe) Mi querido inca, nada de esto es en vano. Como bien dijiste, se trata de un Pachacutik, un cambio de ciclo. En estos momentos, miles de indios combatiendo prueban que entre los tres, revitalizamos la lucha. Hemos plantado las semillas para futuras rebeliones. Y cuando metan presa a una de las nuestras por hacer política, esas semillas brotarán. Y cuando maten por la espalda a uno de los nuestros por recuperar su territorio, brotarán. Y cuando asesinen a sangre fría a nuestros niños, a nuestros valientes niños, mientras reclaman por algo para comer, brotarán.
 

Posted by:Felix Leonel Peralta

1994, Rosario. Poeta y Cronista. Cofundador de Camalote. En 2015 y 2016 creó y coordinó el ciclo Voces Subterráneas. Ha publicado poemas en diferentes revistas de la ciudad. Trabaja para no morir.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *