Festimug: tribu y hermandad

Ni la lluvia ni la ansiedad electoral pudo opacar la alegría de los cientos de personas que se acercaron el pasado fin de semana al Galpón de la música. La manifestación de un sueño cumplido se conjugó con dos noches a pura música, baile y, sobre todo, unidad. El FestiMUG fue un éxito. Para muchos un antecedente dentro de un espectro de géneros que más está sonando actualmente en la ciudad. La música afroamericana en Rosario está dominando el panorama y cada vez son más las bandas que apuestan al Funk, Soul, Hip Hop instrumental y sus derivados. El fenómeno hasta parece casi coyuntural: que en estas épocas de crisis se opte por la expresión de la raza históricamente subordinada no es casualidad ¿Qué mejor manera de sobrellevar estos tiempos que con ritmos rápidos y melodías brillantes? El arte se disfruta mejor cuando todo parece desmoronarse y se vuelve una forma de resistencia ante la adversidad y la opresión. Es un ciclo casi carnavalesco el que se disfrutó los pasados 26 y 27 de abril. Entre la vorágine de la ciudad por un lado y el río oscurecido detrás de las barrancas, más de 10 bandas rosarinas se subieron en el escenario en total hermandad. Porque este festival surge del Movimiento Unión Groove, formado por diferentes bandas de la ciudad que se terminó de materializar en este festival. Por eso entre las bandas algunxs músicxs se repetían o invitaban a compañerxs de otras bandas a sumarse. El primer día, por ejemplo, las dos últimas bandas que tocaron tenían en común al mismo saxofonista, Gwido Cirione, que primero tocó con Latelonius y luego con la Groovin Bohemia para finalizar la jornada del viernes. Al otro día sucedió lo mismo en dos ocasiones: el baterista de Cortito y Funky, Camilo Corradín se quedó para seguir tocando con Calíope. Después, sobre el final, Ani Bookx, la vocalista de Chokenbici, permaneció arriba del escenario (“me van a tener que seguir bancando”, dijo) para cerrar la noche con Alto Guiso. Por parte del público, un clima de respeto por el arte y alegría por la fiesta que se estaba viviendo se respiraba en todo momento. También en los espacios dedicados a las lecturas de Paola Santi Kremer, Moli Luna y las Tanga Feroz fueron recibidas con el debido silencio que se merecían. Es evidente, la apuesta fue grande pero la organización de lxs chicxs del Movimiento Unión Groove estuvo a la altura de los planes.

Camalote no sólo bailó y cantó al ritmo de las bandas sino que también se escabulló por acá y por allá para hacer entrevistas, sacar fotos y brindar una cobertura de lo que fue estas dos noches de fiesta y arte.

Lautaro Canals, baterista de Kunyaza, Chokenbici y organizador de las Jams en Club 1518, nos contó cómo surgió el Movimiento Unión Groove y cómo se gestó el festival:
“El mug surge del encuentro desde hace varios años con algunas bandas en los escenarios. Hubo onda, hubo amistad, algo que nos atraía de la música de las otras bandas y de a poco fuimos haciendo crecer esa amistad, comenzamos a compartir músicxs e intimidades de cada banda y a partir de ahí vimos que muchas necesidades que pasaba una eran las mismas para todas. Incluso vimos que algunos organizadores tanteaban a las bandas para contratar la que cobraba menos. Todo eso nos empezó a juntar, de a una, dos, tres bandas, hacíamos reuniones cada tanto en las que compartíamos nuestras experiencias para estar precavidxs y atentxs, y cada vez empezamos a soñar más con esto del colectivo de bandas. En un primer momento le decíamos la liga del Groove. Fue tomando más forma, se fue consolidando, cada vez eramos más bandas y más proyectos y fechas compartidas. El año pasado con algunxs nos juntamos y se me ocurrió de hacer una buena fiesta de fin de año con estas bandas que estábamos en contacto permanente gracias a la Jam del Club 1518. La Jam nos permitió tocar mucho más juntxs e ir conociéndonos más profundamente.

Así, desde final de año pasado nos estuvimos juntando cada martes y le fuimos dando forma, no sólo al festival sino también a otras cuestiones. La idea del recital nos hizo tomar conciencia de lo legal, de SADAIC para poder exigir otras cosas, no sólo a quien te contrata sino también para potenciar la economía de cada banda, con lo difícil que es hoy. La verdad es que lo que pasó el fin de semana pasado fue un sueño hecho realidad, fue como una carta de presentación oficial, ya que el MUG antes era sólo una fanpage de face e insta y ahora, como se pudo ver en el festival, es una marea de amor y autogestión en comunión con muchísima gente que se siente identificada con esa forma de vivir. Más humana, en hermandad.”

“Esto es amor” dijo la negra en las últimas de sus intervenciones como presentadora en el primer día. Entre banda y banda, ella supo cómo mantener la atención de todxs lxs asistentes e insistió en recalcar el trabajo que sucede mientras el foco de atención está puesto en el escenario. Hizo un especial énfasis en lxs sonidistas, iluminadores y toda labor “que no se ve pero deberían entender”. En una charla informal que mantuvimos con Brapis (Calíope), el rapero no podía dejar de mencionar la importancia de los productores de video y de sonido en el presente. “Cada vez son más las productoras que aparecen y quieren trabajar con artistas y bandas” nos recalcaba el rapero. Ese día, un amigo de la casa, @Balt.lamas, fue el encargado de todo el apartado audiovisual del MUG y en la noche se lo pudo ver filmando en conjunto con su grupo. La misma negra pidió un aplauso para el realizador. El FestiMUG no solo viene a evidenciar la unión entre músicxs sino también la necesidad de apoyar y seguir el crecimiento de aquellxs que se están perfeccionando en lo audiovisual, en sonido y en iluminación y lxs propixs artistas, que pudieron armar un festival cien por ciento local.

Porque, como pudimos escuchar cuando al recital de la Groovin Bohemia y al recital de Alto Guiso se subieron lxs miembrxs de todas las bandas a cerrar las fechas, el FestiMUG es eso: tribu y hermandad.

Line up:

26/04: Lilu 3, Budajipis, Kunyaza, Latelonius, Groovin Bohemia + Sideshow: Ex empleades de la nasa y Mat Spiaggi

Baile: Mugtantes

Lecturas: Paola Santi Kremer y Marianela Luna

Dj: Julio Scarafia

27/04: Río Chino, Cortito y Funky, Caliope Family, Chokenbici, Alto Guiso

Baile: Cande Corpus

Lecturas/performance: Tanga Feroz

Dj: White Rabbit

Entrevista a Densha Gogo: un tren a toda máquina

Fotografías: Andrés Picech

Si vamos al Bandcamp de Densha Gogó nos encontramos con tres discos, uno tras otro, 2017, 2018, y el último que salió hace unos pocos días, a fines de marzo. Desde 2015 cuando Laura Remis (La Ciudad de las Mujeres) y Diego Picech (Rosario Smowing, Patulek Records) se cruzaron en la música para hacer estas canciones llenas de ritmos hipnóticos, sintes oscuros, melodías en francés no pararon. Entre el punk, el jazz manouche, el rock and roll y el pop, nos invitan a mover las cabezas y los pies entre letras que están siempre con un pie en el mundo onírico donde todo es posible. Este sábado por primera vez vamos a verlos en vivo en formato trío con Andrés Picech como invitado, pero antes nos acercamos para charlar con ellxs un ratito:

Primero por el principio, ¿cómo fue que surgió el proyecto? ¿Venían de proyectos similares, esperaban formar una banda o fue algo casual?

Laura: Fue bastante casual, nos juntamos una tarde y empezamos a hacer covers de los Twist, en la casa de Diego, que en ese momento era en Arroyito. Después él me dijo que estaba pensando en un tema con una letra aún no definida, tiramos frases y salió jogging gris melange. Nuestro primer tema, ese mismo día (diciembre 2015) lo grabamos en un demo. Quedamos tan contentxs con el resultado que seguimos intentando.

Diego tenía un Soundcloud en donde siempre hacía temas y él o alguien más los cantaba y los subía, era todo. Se llamaba Tribilin-1. Al principio subíamos los temas ahí y cada vez fueron saliendo más. Personalmente me gustaban todos los temas y se me ocurrían letras incluso para algunos que no tenían. Lo de la banda no estaba pensado, aunque yo soñaba con tocar los temas, tenían muchos instrumentos, sintes y máquinas de ritmos y eran difíciles de realizar en vivo.

¿Como surgió el nombre de la banda, qué significa?

Laura: Una vez Diegui me cayó con este nombre y dijo que era un tren japonés, después de buscar descubrí que era un video juego de Nintendo que simulaba un tren de verdad. El juego era el Densha go, pero en vez de ponerle así jugamos con el estilo a gogó que está relacionado con la música bailable de los años 60. Nos imaginamos desde un principio esa música, onda twist, medio para divertirnos pero al final fuimos apostando por ese estilo y nos encanta.

A la hora de componer ¿cómo es el proceso? ¿Componen todo juntxs, prefieren ir trabajando con alguna melodía, algún ritmo solxs y después llevarlo a la banda?

Diego: Es variado, a veces bastante juntxs, tiramos melodía, yo agarro la guitarra y Lau tira algunas melodías. Otras veces hace letras y melodías sobre bases que ya tengo grabadas, con máquina de ritmo o cosas grabadas con sonido más analógico con bajo, bata, viola.

¿Cuáles consideran que son las bandas o músicxs que influyen en su música?

Densha: La verdad que muy variado, podríamos hablar de algunas de los 90, desde B-52 a The sacados, al principio podría ser también los Twist, los Brujos. O de los 80, Siouxie and the banshees nos encanta o las Delmonas. Pero no sabemos si se nota o si realmente tenemos algo de todo eso, hicimos cover de los Rolling Stones (In another land) y los Doors (Summer’s almost gone), jaja, entonces nos fuimos a los 70 y a los 60 también. Nos gusta la psicodelia, bastante.

¿Cómo fue que el idioma francés se metió en sus canciones? ¿Fue algo que buscaban desde un inicio o simplemente surgió?

Laura: El francés surgió en un tema que casualmente habían grabado Diego y Andrés con Franco Dolzani, justo con quien vamos a tocar el sábado. El estribillo decía viens dinner ce soir chez-moi y dio el nombre al disco anterior: Vení a comer a casa. Era un tema bastante tranquilo y empecé a improvisar algo en francés porque tenía una libretita con otros temas que había escrito para un dúo de punk-manouche en el que cantaba directamente en francés, la verdad que es un idioma que aprendí y no quería perder y volvió por ahí por el lado de la música. Aparece siempre que no me salen cosas en castellano, funciona como una especie de recurso creativo, además mi voz suena diferente cuando canto o hablo en francés.

¿Qué les parece la escena musical rosarina de hoy? ¿Algunas bandas o proyectos que recomienden?

Diego: La escena musical veo que crece cada vez mas dentro de Rosario. Hay muchas cosas cada vez mas variadas y admiro a quienes se animan a hacer músicas personales sin ningún tipo de etiquetas, los que hacen música sin pensar en el «buen gusto» porque al fin y al cabo como decía Melero, cuando se habla de buen gusto es como un puntaje a una música que ya tiene sus códigos, y me gusta la gente que hace música que no se basa en muchos códigos ni reglas.

Densha: Algunas bandas que recomendamos hoy que están buenas son La metamorfosis del vampiro, Chokenbici, Alto guiso, el deschu, Matilda, Ale siniestro, Chimo, los Daddy rocks, Perro fantasma, Bubis bayins. También Torneo de verano, Chicle, Víctima del vaciamiento y Rosedal.

¿Tienen proyectos musicales paralelos?

Laura: Yo estoy grabando unos temas con Ignacio Molinos (Matilda), vamos a restaurar la monarquía francesa, van a ver. Me junto con unas pibas con las que estamos armando algo, pero están en proceso aún.

Diego: Yo tengo la Rosario Smowing y también toco el bajo en el proyecto de Pretinhio Gol. Además, con Patulek records venimos participando en varios proyectos como los de las pibas de Lalalas, Carlos Masinger y Pretinhio, bandas recomendadísimas.

Este sábado 13 de abril, Densha Gogó dará su primer recital en vivo en Bon Scott Bar (Pichincha 131) junto con Franco Dolzani (Buenos Aires) más las visuales de Fla Cisera. A partir de las 21 hs.

Bandcamp: https://denshagogo.bandcamp.com/

Instagram: @gogodensha

Spotify: https://open.spotify.com/artist/6nsulDXzEx4KYfczQ9vyDg

En la zona roja de tu GPS: Entrevista a los Gay Gay Guys

En cada expresión humana van ocurriendo transformaciones y en la música no ocurre lo contrario. Tanto obra como artista van mutando a través de los años y cuando las intenciones están marcadas por el deseo de crecer, los cambios se hacen más evidentes. En los Gays Gays Guys no encontramos otra cosa más que un hecho vivo que aún se sigue construyendo. Pasando por varias formaciones, la banda pasó por varios circuitos creativos y varios momentos cruciales. Lo que en un principio fue una banda cover a The Strokes, con el tiempo fue configurando una identidad propia que oscila entre el lamento de la adolescencia a la adultez hasta llegar a pensarse más allá de lo emocional y querer llegar a un discurso más colectivo, donde entramos todxs. La banda compuesta por Juan Manuel Robles, Tomy Martínez, Nicolás Andino, Iván Jiménez y Sebastián Erquicia, está por cumplir casi una década de millones de shows en vivo, en los cuales han compartido fecha con Lxs Bubis Vayins, Blizters, No satisfactorio, Perras on the Beach, entre otras. El tiempo ha pasado sí, pero la banda se encuentra en un proceso de maduración que se evidencia en la firmeza de su propuesta y en el lanzamiento de Droga y Delincuencia, su segundo disco.

Gritando y bailando alrededor de tus llamas: Entrevista a lxs Bubis Vayins

Pocas bandas expresan la contemporaneidad como lxs Bubis, sus temas, fruto de un encuentro entre la inocencia y la oscuridad se presentan ante el mundo como una respuesta a la desorientada sensibilidad de nuestros tiempos. La banda está compuesta por Nico (a.k.a Nineo Zoom) en Guitarra y voz, Maru en guitarra y Voz, Sofía (Colo) en sintes, MireNah en bajo y Camilo (Calo) en Batería, Lxs Bubis Vayins son parte de una generación que expresa una nueva manera de hacer música. Este quinteto supo alzarse en poco tiempo como una de las bandas más relevantes del circuito indie. En sus conciertos la gente baila y corea sus temas impulsados por la energía que emanan desde el escenario en donde nunca falta un pañuelo de la Campaña Nacional por el Derecho al Aborto Legal Seguro y Gratuito. En internet sus eventos explotan y tanto en YouTube como en Spotify las visitas van en aumento. Mientras que por las redes abundan comentarios de que el rock está estancado y de que no hay forma de crecer en la ciudad, ellos con su arte demuestran lo contrario con mucho amor y originalidad.