Kierkegaard y Yo (II)

Escrituras y sentido

Conocido es en Kierkegaard la publicación de sus escritos bajo diversos seudónimos, entre otras razones expone en primera y última explicación1 que no pretende “hacer una nueva propuesta o un descubrimiento inaudito, o en fundar un nuevo partido y querer avanzar, sino justamente todo lo contrario, en no querer poseer ningún significado, en querer volver a leer solitariamente, y si es posible de una manera más interior, desde la distancia que marca la lejanía de la doble reflexión, la escritura original de las relaciones de la existencia individual, humana, la escritura antigua, conocida y transmitida por los padres”

Kierkegaard y Yo (I)

 

explicar con palabras de este mundo
que partió de mí un barco llevándome
Alejandra Pizarnik

 

En el presente escrito intentaré exponer el recorrido de lectura respecto de la pérdida del “sentido original”, es decir, de la perdida de las relaciones de la existencia individual humana experimentado por el sujeto a consecuencia de la marea histórica en Kierkegaard.

Abya Yala por Ludwig Henriquez Ravest

Abya Yala o el retorno a la apuesta cero

“Una dictadura perfecta tendría la apariencia de una

democracia, pero sería básicamente una prisión sin muros

en la que los presos ni siquiera soñarían con escapar.

Sería esencialmente un sistema de esclavitud, en el que

gracias al consumo y el entretenimiento, los esclavos amarían

su servidumbre.” (Aldous Huxley, Un Mundo Feliz, 1932)

   La Democracia, tal cual la vivimos o la percibimos actualmente, está lejos de ser la res publica, anhelada e mediada por preceptos e presupuestos filosóficos durante la Edad de Oro griega. Las intermitencias entre physis y arché en colisión frontal con el zoon politikón en Aristóteles, fueron el punto de partida para alcanzar la sociedad idealizada donde la felicidad humana seria El Ideal. Mientras tanto, si el fin de la Idealización fuese, unicamente, la sociedad sometida a la lógica de mercado, a las directrices de las grandes entidades bancarias, de las transnacionales y de espantapájaros escogidos por el voto popular es o sería, en la antesala, una sociedad condenada a su desaparecimiento y desidia. Sin embargo, antes de todo pasemos a contemplar los momentos primeros o la genealogía del mal que llevó a nuestro continente a la situación actual en términos de sociedad y relaciones en el espejo de la Historia.