• Home
  • Arte
  • En la zona roja de tu GPS: Entrevista a los Gay Gay Guys

En la zona roja de tu GPS: Entrevista a los Gay Gay Guys

En cada expresión humana van ocurriendo transformaciones y en la música no ocurre lo contrario. Tanto obra como artista van mutando a través de los años y cuando las intenciones están marcadas por el deseo de crecer, los cambios se hacen más evidentes. En los Gays Gays Guys no encontramos otra cosa más que un hecho vivo que aún se sigue construyendo. Pasando por varias formaciones, la banda pasó por varios circuitos creativos y varios momentos cruciales. Lo que en un principio fue una banda cover a The Strokes, con el tiempo fue configurando una identidad propia que oscila entre el lamento de la adolescencia a la adultez hasta llegar a pensarse más allá de lo emocional y querer llegar a un discurso más colectivo, donde entramos todxs. La banda compuesta por Juan Manuel Robles, Tomy Martínez, Nicolás Andino, Iván Jiménez y Sebastián Erquicia, está por cumplir casi una década de millones de shows en vivo, en los cuales han compartido fecha con Lxs Bubis Vayins, Blizters, No satisfactorio, Perras on the Beach, entre otras. El tiempo ha pasado sí, pero la banda se encuentra en un proceso de maduración que se evidencia en la firmeza de su propuesta y en el lanzamiento de Droga y Delincuencia, su segundo disco.

Cuando nos encontramos en la sala de ensayo, lo primero que vimos fue a Juan Manuel, cantante de la banda, tocando la batería mientras esperaba que vinieran el resto. Juan siempre se ha destacado por su carisma y desenfado a la hora de tocar en vivo. Desde bajarse a cantar con el público a desvestirse, la actitud del frontman poseído siempre lo ha caracterizado en conjunto con una sensibilidad que produce un efecto íntimo en cada recital de la banda, depende la magnitud que éste tenga. Juan nos recibió con un abrazo y entre que nos poníamos al día vino Nico, el guitarrista de la banda. Amante del detalle y de la distorsión, Nico siempre guarda una actitud apática y desinteresada pero que nunca termina de ocultar la pasión a la hora de tocar. Un tipo con mucha data músical (teras y teras de música en la cabeza) y un artista multifacético digno de explorar (recomiendo que lo sigan en Instagram como @niconcheta, y su canal de youtube). Luego cayeron Tomy y Sebas quienes componen la cervical rítmica de la banda. Tomy, con sus líneas de bajo, supo marcar desde el principio la manera en que se deben bailar los temas y con el tiempo fue adquiriendo una capacidad compositiva que nos llega al día de hoy la posibilidad de escuchar solos de su parte. También ha compuesto uno de los temas más emblemáticos de la banda, El tractor. Sebas por su parte, último en integrarse en la banda, nos cuenta en la entrevista el reto que supuso incorporarse a una banda ya consolidada y meter su personalidad en este pentagrama musical que compone en conjunto con sus otros compañeros. Finalmente llegó Iván, que a mi entender fue una renovación para la banda tanto a nivel composicional como a la hora de saber cómo difundir el material. Como guitarra principal destaca por su versatilidad y como corista reafirma una etapa mucho más completa y madura de la banda.

Luego de tocar unos temas, interrumpimos el ensayo para hacer la siguiente entrevista. La terraza en que estábamos parecía una metáfora de su nuevo disco. Nos encontrábamos en el barrio pichincha, un día de semana con mucho tráfico y mientras fumábamos ése, nos encontrábamos mirando las torres Dolphin desde lejos. La mezcla entre lo que unx sufre en estos tiempos se hace presente en el paisaje que nos reúne. Placer y decadencia unidas en un centro que parece que en algún momento va a explotar y la necesidad de los que pateamos esta vereda de poder al menos decir algo y salir de ese silencio incomodo que representa el conformismo y la desilusión. La banda, como muchas de la ciudad, busca surgir de las múltiples crisis y placebos del presente y querer dejar las cosas en claro. Hoy más que nunca confían en su mensaje y en lo que quieren producir musicalmente. Sin más dilaciones pasemos a la entrevista.

En los principios cuando recién empezaban como bandas aparte de hacer covers componían temas en inglés ¿Por qué volvieron al español?

Juan: Yo escribía en inglés porque no me sentía cómodo con el español y con mostrar lo que realmente sentía a través de las canciones. Escribir en inglés era una manera de ocultarme. Ahora siento la confianza para decir las cosas que siento más directamente. Además con el tiempo la banda mejoró y ahora nosotros nos sentimos más cómodos a la hora de expresar lo que queremos.

Tomy: Tiene que ver con que al principio no sabíamos escribir temas. Cuando nos juntábamos en la sala y componíamos, todo lo que salía tenía estructura de tema con estrofas y estribos, se sentía que había que ponerle letra y desde el principio nos dimos cuenta que no íbamos por un lado puramente instrumental. Quizás en ese momento, el inglés suponía escribir con menos responsabilidad que cuando escribís en castellano.

¿Hay una explicación sobre la elección del nombre Gay Gay Guys? ¿Con el tiempo sienten que el significado del nombre fue mutando?

Tomy: El nombre nació en un momento en el cual nos pusimos a pensar en la identidad de la banda, sobre cómo iban a ser nuestros shows, cómo no tenían que ser, entre otras cosas. Y el nombre surgió en el momento en que dejamos de pensar tanto y fue lo único que sobrevivió de ese principio en donde cantábamos en inglés y tocábamos más al palo.

Juan: Yo le encontré al nombre mil significados distintos, me habló a mí en el momento de mi vida en los cuales me trasmitió un mensaje, en el que, por ejemplo, yo tenía que ser más libre. Pero al principio ni siquiera pensábamos que tenía un significado, no sé cómo mierda quedó, estábamos sentados en un bar…

Tomy: Fue exactamente como Los Borbotones. Queríamos un nombre que nos causara gracia y al mismo tiempo algo que la pudiera pegar auditivamente. Que llamara la atención.

Juan: El otro día estaba pensando que la humanidad en algún momento evolucionará de tal manera que no hará falta identificarse sexualmente. Nadie te preguntar “Che qué sos, gay, hetero?” ¿A quién carajo le importa? En ese caso nuestra banda significaría lo que palabra gay significó en un comienzo que es alegría, vivacidad, jovialidad, encanto, histrionismo. Todo lo que queremos trasmitir arriba del escenario.

¿Cómo pueden describir el proceso de composición de los temas, tanto en las letras como en la música?

Iván: Ellos (Juan, Tomy) te pueden hablar desde una perspectiva histórica. Por mi parte, el primer tema que traje para la banda fue Feliz y lo traje teniendo en mente que Juan lo tenía que cantar. Y de hecho él pensaba que era joda pero yo se lo dije en serio por un año. Pero después fui entendiendo que la banda es la suma de nuestras cinco identidades juntas. Me costó, lo entendí recién cuando entró Seba a la banda. Entonces, para mí pasa lo siguiente: traemos los temas ya compuestos a la sala de ensayo y luego cada uno se encarga de llenarlos de detalles por su cuenta. Creo que el único en el que no pasó eso fue en la parte final de Pichincha.

Juan: También tiene que ver con que Iván se dio cuenta que temas son para los Gays y que temas no. Tanto a mí como a Tomy nos pasó lo mismo: una vez que entendés qué pasa en la sala, ya sabes lo que va o no va para el grupo.

Seba: A mi costó mucho eso, unos cuantos meses. Pero ahora cuando estoy armando una base en la batería me doy cuenta si va para la banda o no. Por ejemplo, Para vos papá, ese ritmo no lo hubiese tocado nunca hace un año. O el final de Nueva, que se acerca más a mi estilo personal pero más “gueizado” (Risas).

Tomy: Creo que el momento en el que se trae un tema en la sala depende mucho cómo estamos en el momento. Qué flasheó cada uno con el tema y las primeras tiradas se va haciendo un balance y en el caso de que no fluya se busca hilar más fino o directamente desecharlo.

¿Qué significa/significó para ustedes Degenerado, su primer disco?

Nico: Algo que ya terminó. Qué se yo, no se me ocurre otra cosa que decir que ya está, ya fue.

Tomy: Es un disco de otra época muy distinta a la de ahora. No es que no lo reconocemos como nuestro pero ya estamos conciliados con ese pasado y sentimos que estamos para otra cosa.

Juan: A mi Rosarino Cool me parece un tema de mierda que no lo volvería a cantar en vivo. Es un tema de otro momento, de otra persona.

Iván: Pasaron los años y sentimos que tanto nosotros como la sociedad cambió. A diferencia de bandas más consagradas que están obligadas a tocar siempre los mismos temas. Pero nosotros nos sentimos más libres a la hora de decidir qué se toca y qué se deja de tocar. Es una suma de estos dos procesos.

¿Qué experiencias y qué conclusiones pueden contar de la relación de las bandas con los bares y boliches? Tras varios años de tocar en diferentes escenarios ¿Sigue estando todo tal como lo cuentan en 70/30?

Nico: Está peor. Antes había más lugares abiertos. ¿Ahora dónde voy? Lo único que me queda por hacer es tomar una birra en una esquina. Hace un par de meses escuché al forro de control y convivencia diciendo que supuestamente la juventud había mutado y ya no le interesa más ir a boliches y a bares y se tenía que regularizar lo de sentarse en las esquinas. Y no es así. No es que no nos guste ir más sino que no hay casi nada para hacer. Quedan un par de lugares, pero fueron clausurando un montón.

Tomy: El problema ahora es que se superponen muchos eventos. Antes había más lugares y más horarios disponibles. A veces se torna imposible no pisarse.

Juan: Además nadie tiene un puto peso.

Iván: Yo creo que cambió la relación de la gente con los recitales. Sobre todo en nuestro género. Actualmente es otro género el que la está rompiendo y se está llevando el pico de atención. Por otro lado, con lo que mencionaban los chicos, la gente que escucha rock ya no tiene la disposición que tenía antes de “explorar” lo que está pasando en los bares de noche.

¿Sienten que las bandas de la ciudad se están hermanando más?

Tomy: Yo creo que te vas conociendo con gente nueva y con algunos pegas más onda que con otros. Las relaciones se mantienen o se disuelven. Es como la vida misma. Ni se avanzó ni se empeoró.

Juan: Solo quiero decir que Lxs Bubis Vayins son la mejor banda de Rosario.

¿Qué podemos esperar de Droga y Delincuencia?

Iván: Hay una cuestión ideológica en donde van pasando los años y tuvimos una necesidad de pasar de hacer temas más relacionados con la experiencia personal a hacer canciones más de “clase”. Ninguno de nosotros salió de una villa pero creemos que nuestro discurso, lo que queremos transmitir, tiene que poder retratar el clima de la ciudad, del país.

¿Tienen otros proyectos aparte de la banda?

Iván: Yo tengo Zona Sur, mi disco solista y tengo ganas de hacer otro. Es como decíamos antes hay temas para la banda y otros que son más bien solistas. Está bueno poder encontrar un espacio donde vos puedas sacar eso que tenés adentro de una manera más personal.

Tomy: Yo estoy con Redención en un momento que por circunstancias tenemos que cranear la banda en formato dúo sin necesidad de enchufar nada. Una vez que podemos arreglar eso, nos gustaría tocar en lugares tranquilos, en un formato mucho más íntimo.

Juan: Yo saqué Niño el año pasado y estoy grabando El emperador del Chaco en los estudios de BPM, el sello que nos va a sacar el disco. Y le estoy dando para adelante con unos 7 temas.

Seba: Con el Panda, un amigo, arrancamos a ensayar o tocando unos covers de los Arctic Monkeys con el fin de mutar y hacer luego unos temas propios, lo que salga.

¿Cuándo vuelve Porrón, Nico?

Nico: Porrón es la mejor banda de Rosario. No sé, depende de los tiempos de todos los integrantes y nos es imposible juntarnos. Quizás con Andrés el baterista de Porrón, vamos a armar algo juntos y hace un tiempo que vengo tocando con paldasshutter para presentar el disco que grabó él solo en su casa. Estoy dispuesto a prostituirme musicalmente esta año, no quiero quedarme con la sensación de no hacer mucho o nada.

Tags: , , , , , , , , , ,

Felix Leonel Peralta

1994, Rosario. Poeta y Cronista. Cofundador de Camalote. En 2015 y 2016 creó y coordinó el ciclo Voces Subterráneas. Ha publicado poemas en diferentes revistas de la ciudad. Trabaja para no morir.

Leave a comment