Entrevista a Pein

Nos encontramos con Pein (su nombre sigue siendo una incógnita, cosa que no viene al caso), director de varios proyectos de fanzines, entre ellos el Japón Pon y actualmente las tiras cómicas del Gato Moncholo. La entrevista se dio en su hábitat, Bon Scott, cervezas en mano y cigarros de por medio. Fue invitado especial de la Crash Bang Boom, pero no le pintó ir al sector VIP y se quedó como todo crack en la sección gratis de fanzines. Una entrevista un poco colgada y que hace hincapié en el cómo, cuándo, porqué y el dónde de su producción.

¿Qué se te dió por hacer El gato moncholo, cómo y por qué?

Yo vengo de hace muchos años haciendo fanzines. El Japón Post fue uno de mis proyectos de fanzine que dirigí de distribución gratuita acá en Rosario. Juntaba mucha gente, gente común que alentabamos a que escriba. Particularmente, no me gusta la figura del escritor…

¿Te referís al estereotipo del escritor?

Exactamente, ese estereotipo me hincha las bolas, al igual que el estereotipo de dibujante. Prefiero centrarme más en la figura del no escritor. Volviendo al Japón Post, ese proyecto lo dirigí durante unos cinco o seis años más o menos. La onda estaba en que las personas, sin ser escritores, me mandaban sus textos, bastante bizarros y alocados, y les designaba un dibujante, que tal vez no era dibujante, y terminaba saliendo una cosa increíble. Siempre intenté ser más escritor que dibujante, de hecho El Gato Moncholo es más escritura que dibujo…

Ahora viene el cómo

Claro, yo por ejemplo, cuando arranco a producir, lo primero que hago es el texto. No sé dibujar, todo lo contrario, adapto el dibujo a los diálogos y a la lírica en sí. Incluso los primero moncholos eran mucho más rústicos porque no sabía dibujar y después es como siempre, dibujas mil gatos y te salen bien.

Sí, la forma de los moncholos de las primeras tiras es mucho más desproporcionada que la de las últimas, aunque eso no le quita nada, a mi parecer

Es que es como te digo, tenía esa intención. Algo más rústico, que siguiera la línea, un poco, del concepto que nace en la cultura punk. O sea, dibujo una cosa más rara, rápida y que salga en dos minutos. Pero bueno, esa era la idea en un principio. Después le fui buscando la vuelta a lo visual, pero es loco, porque ahí se generó una contradicción. En un principio tiraba esos dibujos con un estilo de puro contenido y después cuando noté que la gente respondía y me pedía cada vez más, me centré en mejorar la estética de los moncholos. Es contradictorio porque vos tirás una mierda que a la gente le gusta y en seguida querés mejorar porque la retribución es cada vez mayor. No querés ir para abajo nunca, y con el dibujo pasa lo mismo.

Y entonces, ¿cómo surge El Gato Moncholo o en qué contexto?

Bueno, empecé un día que me había quedado sin trabajo, de hecho renuncié.

¿De qué laburabas?

En una gráfica de acá de Rosario, donde estaba once horas parado, literalmente, no podía ni tomar un café. Y… ¿tenés fuego?

Sí sí, tomá. ¿Qué es eso, un habanito?

Sí, ¿querés fumar?

Dale, ahora le doy una seca
(*seca)

Entonces estaba en esa gráfica laburando once horas por día y me hinché las bolas, viste, estaba mal, mal en todos los sentidos de la vida. En una semana dejé todo a la mierda, llegué a mi casa y claro, me encontré con que tenía tiempo. En ese tiempo al pedo, conocí las páginas de Facebook, que en un principio no tenía ni idea qué eran. Aparecían con un nombre, pero sin contenido, era como “Caramelos”, “Gomitas” y todo el mundo le daba un me gusta, pero no había nada de contenido. Entonces arranqué a jugar un poco con eso. Era medio extraño. Hacía unas tiras que las subía en mi propio facebook personal y arrancaron a tener mucha repercusión, más que nada mis amigos. Cuando vi eso, me abrí una página. Eran veinte amigos los que se habían sumado. Te estoy hablando del 2013, no existían tiras cómicas del under. Estaba, que se yo, Liniers, Gaturro.

Claro, un estilo más formal y elaborado

Tal cual, esto era algo más raro. No quiero errarle, pero me parece que fue una de las primeras páginas de humor under en ese momento y con repercusión en las redes. Además, estas tiras, ya puteaban, decían cosas como “la concha de tu madre”, “hijo de puta”, no había censura en su momento con respecto a estas expresiones. Había un margen más amplio en Facebook y podías hacer lo que se te cantaba las pelotas y la gente se sentía identificada con El Gato Moncholo. Empezaron a sumarse y a compartir esta tira que era bastante más crota, fíjate que todos los moncholos miran hacia adelante, no sé hacer perfiles. Bueno, un estilo que seguía algunas cuestiones conceptuales del punk, que decía las cosas de forma cruda, bardeaba a otras tiras cómicas, como a Gaturro. Era un vomito contra todo.

Cuando dijiste lo de que la gente se identificaba, me hiciste acordar que todxs somos El Gato Moncholo en algún punto de nuestras vidas…

Claro, imaginate que yo empecé a los treinta años a hacer esto y había gente de dieciocho que se sentía identificada. También soy medio un adolescente, lo sigo siendo, vos me estás viendo en este momento. No soy un tipo de familia, alguien que quiera comer el domingo con la familia ni nada, a mí me chupa un huevo eso. Como ves sigo siendo un tipo de veinte años. Pero así lo siento y me gusta. Basta de entrar en ese sistema de normas que te dice que tenés que tener una familia tipo, hijos, tener que presentarse ante los suegros el domingo con un vino caro bajo el brazo, basta de eso.

Pareciera que la caravana es una acción ritual liberadora, o sea, te la pegás para olvidarte de las responsabilidades que molestan

Es que si dejás todo eso, el arte, ¿dónde está? Si te alienas con los esquemas que te imponen el arte se muere.

El Gato Moncholo, ¿qué es? Una tira, una historieta…

Sí, es una tira, pero tampoco sé muy bien en qué género ponerlo. No tengo historietas o tiras en mi casa y tampoco participo de ese mundo. Conozco algún que otro colega, pero realmente no soy de concurrir el ámbito.

Decías antes, que personas de hasta 18 años se identificaban con la tira. ¿Tenés un público marcado?

Sí, pero identificarse en el sentido de las acciones del personaje. Mi verdadero público es un poco más grande, yo tengo 36 años. Mi público es más grande porque tiene referencias a películas y personajes de los ’80 que me marcaron a mí, Terminator, Alf, Chiquititas, más de los ’90 esa, los Halcones Galácticos, Grande Pa ¡boludo!. Cuando yo miraba Grande Pa, vos estabas naciendo. Grande Pa era Arturo Puig y unas pibas, super menemistas todo. Nos volvíamos locos con Grande Pa, aunque era una porquería. A lo cual, un pibe o una piba de menos de 20 años, probablemente no las cace a esas referencias.

Sin embargo, trato de hacer una varieté con el público. Me gusta agarrar de todas las edades, aunque ya te digo, los que más identificados se sienten son esa generación. También hay gente que no entiende el humor y esas son las que me bajan las tiras con denuncias. Mucha gente chota que se quedó en el tiempo, y por ahí las ven en Facebook y las denuncian.

Gente vinagre

Olvidate, viejos vinagres. Lo único que saben hacer es apretar el botoncito de Denunciar y la bronca está en que le bajan la tira a mucha gente que le gustó. De hecho, me han bajado tiras con miles de me gusta, ¡con más de 10 mil compartidos! Lo peor es que me duele en el alma, porque lo que complementa a la tira son los comentarios de la gente, que son increíbles. Por estas cosas el Instagram sigue viviendo y el Facebook no.

Otra pregunta

¿Cómo creas al Gato Moncholo?

Siempre trato de ironizar todo lo ocurre. Estoy atento a las fechas festivas o a los acontecimientos que nos interpelan a todos.

Como la de Cortázar cuando va a comprar una birra tirando unos versos y se toma el palo porque está carísima

La crisis política y económica o un presidente malo, para un dibujante es lo mejor que le puede pasar. Es materia prima. Sin embargo, no me regalo a ninguno, este me dio mucho material y el anterior también. Es sano criticar al Gobierno.

Y para la lírica, ¿qué recursos usas?

La lírica me gusta que rime y que quede todo bien armónico. Tardo muchísimo en escribir, incluso es un laburo literario, me cuesta mucho hacerlo. El dibujo es lo más fácil, siempre a lo último. Por eso para el dibujo uso el Paint, que es una herramienta fácil de usar.

¿Cuáles son tus influencias?

Nací en los ’80 y viví en los noventa. Toda la crítica noventera, el humor noventero, mucha influencia de los Simpsons, lo absurdo. Es una época muy bizarra, con Cha Cha Cha, Kiss in the hall y Tinelli. Imaginate.

¿Considerás que puede ser un género?

Puede ser un género. De hecho, existen muchos tipos de tiras y animaciones de este estilo. Trukini, Alejo y Valentina, South Park, me entendés. Pero acá lo que interesa es que el contenido predomina ante el dibujo. Es un género que le chupa un huevo el dibujo, pero no tanto. Y es un género que habilita a que aquel que no sepa dibujar la rompa igual. Porque está el chip ese de que para hacer tiras o historietas hay que ser un gran dibujante y es todo una mentira.

Es un canon impuesto que ya fue

Totalmente, hay gente que hace cursos para hacer fanzines, cómo vas a hacer un curso para hacer fanzines, cualquiera. El fanzine es el vómito del adolescente y que nace con la cultura punk, y el punk es exactamente eso, trasmitir un mensaje con los medios que tenés a tu alcance. Un punk no va a que le enseñen cómo ser punk. Estarías normativizando algo que nace por fuera de la norma.

Es como el músico de conservatorio

Totalmente, como dice un amigo, tocan para el profesor. Siempre comentamos el caso de Sumo, que el músico mas técnico era Mollo, los demás, tipos autodidactas, mas crotos, entendían mucho mejor el concepto de la música y del arte. Según leí en un libro que escribió Pettinato, el tema Fuck You lo habían grabaron por separado y Luca dijo que Daffunchio había logrado un sonido punk por excelencia, una guitarra que nunca se escuchó en este país. Todos grabaron sus respectivas pistas siguiendo ese concepto que había surgido, y cuando le toca a Mollo, el loco empieza a cabecearla con un virtuoso solo y lo paran y le dicen no Mollo pará, este es un tema punk loco

Claro, te re confundiste, son tres acordes máximo

Por eso. Loco no estás entendiendo lo que estamos haciendo, es otra cosa. Y bueno Mollo graba ese solo y se lo terminan recortando todo porque no les cerraba. Entonces el solo de Fuck You terminó siendo una porquería porque el tipo nunca entendió eso que querían que sucediera. Un loco que se la pasó tocando Jimi Hendrix y no pudo adaptarse a otra cosa. Por lo menos en ese momento.

Bueno esto parecido. Es tratar de hacer un estilo minimalista, darle contenido y trabajar sobre la idea. Dejar de hinchar las pelotas con el tema del virtuosismo del dibujo, que muchas veces no condice con el concepto que se intenta desarrollar.

Última pregunta ¿Te caben los psicoactivos para la producción?

No, no. Me quedo con el escabio. Me encantaría poder fumar faso como un campeón, pero me pega para la mierda.

Me surgió la pregunta porque en casi ninguna de las tiras el Gato Moncholo tiene un porro en la mano

Tal cual, tal cual. Pero defiendo la marihuana y el autocultivo de cannabis y me parece un derecho que tiene que tener la gente.

Giuliano Biribin

Nacido en los suburbios de un hospital público y declarado de "interés cultural" al ser el primer bebé rosarino de 1997, me propongo hacer algo.

Leave a comment