Una especie invasiva

Una corriente de data

Por qué no soy trotskista

Artículo de 2017. Los comentarios en negrita son agregados a través del tiempo.

Octubre de 2018. Dos cosas han cambiado desde que escribí este artículo. Dejé de considerar al troskismo como una fuerza a la cual apoyar (por eso cambié el título y otras cosas en el artículo), e incluso estoy dejando de considerar la izquierda como algo que me albergue, aunque no me engaño que socialmente se me asigna ese rol. Haré cambios y comentarios con esta fuente a lo que sigue, para que se vea el contraste entre el texto original y lo que pienso hoy.

Ensayo – Recuperar la idea del vínculo

¿Notaron que cuando nos enteramos que le sucedió algo a una persona con la cual establecimos en el pasado un vínculo especial, resulta muy difícil no sentir un tenue remordimiento o una nostalgia color ocre? Aun si las cosas no terminaron bien, si pasaron 20 años o si aquello que le sucedió no tenga nada que ver con nosotros; es que basta con que perviva en el recuerdo.

¿La policía de los cuerpos? Belleza, redes y feminismo

“Porque el ideal de belleza es administrado como una forma de auto-opresión. Las mujeres son educadas para ver sus cuerpos en partes, y para evaluar cada parte de forma separada. Senos, pies, caderas, cintura, cuello, ojos, cutis, cabello, y así—cada uno es sometido a menudo a un irritable y desesperado escrutinio. Incluso si algunos pasan la prueba, siempre serán encontrados defectuosos. Nada menos que la perfección.” – Susan Sontag, ensayo “Belleza de mujer”

Ensayo – Una reflexión en torno a la romantización del cannabis

En mi adolescencia, aproximadamente entre los 16 y 17 años, después de una cosecha muy grande de marihuana (20, 25 frascos de café repletos), afronté una época de consumo desmedido. Para que se den una idea, en poco más de un año habré pasado apróximadamente uno o dos días “sobrio”, nada más.

Cuando definitivamente toda esa cantidad de frascos disminuyó hasta desaparecer, recuerdo haber tenido un período inicial de desesperación y una rabiosa necesidad de consumo, que, a medida que el tiempo pasó, disminuyó notablemente; no sin dejar en mí, a partir de todo esto, muchas preguntas, permitiéndome sacar de ellas algunas conclusiones.