Parastou Forouhar, ser mujer visible en Irán

Cuando se habla de ser mujer activista en la cultura occidental una gran lluvia de ideas nos puede llevar, tal vez, a pensar en consignas como el me too, ni una menos, aborto legal, todas frases que fueron acuñadas por el movimiento feminista y que son el producto de años de lucha de otras mujeres que nos preceden.

Pero esta situación parece distar mucho en países con culturas más conservadoras. Como en uno de ellos, Irán, donde nació la “artista de instalaciones” Parastou Forouhar en el año 1962. Sus padres fueron personas que desafiaron el fundamentalismo islámico como así también las políticas iraníes, lo que provocó en Parastou una visión crítica de la realidad, su realidad. En 1998, sus padres fueron apuñalados brutalmente, situación desgarradora pero que le dio impulso a su obra, al exponer en la misma la condición de guerra y las víctimas inocentes cobradas en ella, al igual que la situación actual de la mujer.

Lo que más llama la atención de su arte es la simpatía que genera a simple vista cada obra: se ven mariposas, ojos, murales abstractos, globos con helio, todos de colores que producen una sensación agradable a la vista. Sin embargo, si nos detenemos un poco más, nos damos cuenta que esas mariposas están formadas por cuerpos, al igual que el conjunto de ojos forman grandes personas tapándose la cara, la misma temática tienen los murales y los globos. Estas personas se encuentran apuntadas con el visor de una metralleta, o bien ya apuñaladas, ensangrentadas, atadas, encarceladas, torturadas.

 

Parece ser que la artista ha querido exponer, por un lado, a distancia la visión divulgada por la voz oficialista sobre la guerra y sus implicancias, aunque de cerca detone sin escrúpulos las adversidades que vive el pueblo. Dos ópticas opuestas pero que conviven y resisten en las obras de arte.

 

Parastou expone en sí misma la problemática de la mujer en Irán. En fotos la muestra como invisible, sin cara, difuminada, como si fuese un espectro con su chador negro, presente pero sola. Se refleja claramente en sus fotografías como  la cultura hace que quien nazca con vagina no pueda interactuar en la vida social con los de sexo opuesto, al igual que quede relegada a una mera sombra en el momento de decidir si viaja, estudia o se casa. Hasta la hace parecer menos persona al identificarla con un fantasma, reivindicando ese valor inferior al del hombre que se encuentra legislado. Pareciera como si las mujeres no existieran, y en verdad es que sus voces sólo son escuchadas como un susurro o censuradas.

 

Sin embargo, Parastou logra dar ese grito ahogado de lucha en cada una de sus obras por cada mujer y cada victima de guerra, aunque en su camino el peaje le haya costado la vida de sus padres, así como también, el exilio, tanto por su visión crítica, como por su condición de mujer.

Acerca de la autora:

Catalina Botti

Ig: dientedeleones

Fb: Cata Botti

 

Sitio web de la artista: https://www.parastou-forouhar.de/

 

Compartí en las redes!

Share on facebook
Share on twitter
Share on email
Share on whatsapp